This site has an English Version: www.sowing.com.ve

Manual Agronómico: Cultivo de Tomate


Nombre Científico: Solalum lycopersicum
Nombres Populares: Tomate o Jitomate.


1. Clima: Se puede cultivar en campo abierto, en casas de cultivo, invernaderos o en huertos urbanos. Es un cultivo de ambientes cálidos, las temperaturas ideales para su cultivo se encuentran en los 17 °C y 25 °C. En Clima Tropical se puede cultivar todo el año a campo abierto. En Clima Estacionario sólo se puede cultivar en Primavera y Verano a campo abierto.

2. Requerimientos: 

2.1 Agua: Buena parte de la formación del fruto va a depender del agua, la tierra siempre debe estar húmeda pero nunca encharcada. Si cultivamos en grandes extensiones se recomienda utilizar un sistema de riego por goteo para mantener la planta hidratada constantemente y economizar el agua.


2.2 Exposición Solar: La planta de tomate requiere estar bien expuesta a la luz solar por lo menos 8 a 10 horas al día. No se debe sembrar en espacios techados ni bajo otras plantas que le den sombra. 

2.3 Nutrientes: Al momento de iniciar la formación del fruto la planta requerirá un mayor aporte en Potasio (K). En todo el cultivo se recomienda fertilizar con Formula Completa Nitrógeno, Fósforo y Potasio (NPK). El Compost o Composta es muy útil como fertilizante en este cultivo ya que aporta buenas cantidades de Nitrógeno (N) y Potasio (K).


3. Semillero: Por lo general este cultivo se germina en semilleros, sin embargo también se puede sembrar de forma directa, este último método se recomienda sólo en huertos pequeños donde no contemos con la posibilidad de realizar un semillero.

En el semillero recomendamos sembrar 1 semilla por cada celda. Si realizamos nuestro semillero con vasos plásticos pequeños o cartones de huevo, recomendamos igualmente sembrar 1 semilla por vaso y 1 semilla en cada espacio del cartón.

En una semana o menos deberíamos estar viendo los primeros brotes. El trasplante se realiza cuando la planta ha desarrollado de 3 a 4 hojas y 15 ó 20 cm de altura, lo que debería ocurrir aproximadamente a los 21 días después de la germinación (dependiendo de la variedad o híbrido que estemos cultivando y del tratamiento de la semilla).


4. Preparación del Suelo: Para sembrar en el campo lo más recomendable es realizar camellones, en el caso de los huertos se recomiendan los canteros. El suelo debe ser suelto al menos hasta 30 cm de profundidad para permitir el buen desarrollo de las raíces. 

En el caso de suelos muy arcillosos debemos fragmentar los terrones utilizando rastra, rotocultor, motocultor o escardilla. Si dejamos terrones entre los 0 y 30 cm de profundidad podemos tener un mal desarrollo de las raíces.


Para los canteros se pueden utilizar bloques, botellas plásticas, madera, neumáticos o cualquier material que te permita contener la tierra.


5. Siembra: Al extraer la planta del semillero esta debería estar enraizada en el sustrato, la profundidad de siembra es la misma profundidad del sustrato en el cual la planta estará enraizada. Con respecto al Marco de Plantación se puede utilizar una distancia de 20 cm entre plantas, para permitir una mayor población de las mismas en la plantación.

6. Control de Malezas: Esta labor debe realizarse con mucha constancia en el cultivo y mantener la menor cantidad de malezas posibles en la plantación o huerto, pues recordemos que el tomate tiene altas exigencias en agua y Macro Nutrientes (NPK), si permitimos muchas malezas en nuestro cultivo las mismas le quitarán nuestras plantas los nutrientes y el agua que necesitan.


7. Tutoreo: Lo más conveniente es mantener la planta de tomate erguida, para lo cual se suelen utilizar sistemas muy artesanales compuestos por palos y cuerdas, o sistemas muy sofisticados como los que podemos ver en una casa de cultivo. 

Lo importante es que la planta no se encorve ni toque el suelo debido a su propio peso, o al peso de los frutos. Esta labor debe realizarse apenas notemos que nuestras plantas se estén encorvando, por lo que comenzaremos a tutorear antes de que las plantas comiencen a producir frutos. 


Se puede tutorear la planta amarrando el tutor en la parte baja del tallo (o anclándolo al suelo) y pasando la cuerda alrededor del tallo de la planta según esta vaya creciendo, esto es conveniente que lo hagamos en una sola dirección para todas las plantas; por lo que se recomienda hacerlo en sentido de las agujas del reloj, de derecha a izquierda.


8. Poda: Las ramas bajas de la planta de tomate se deben podar para permitir un mejor recorrido de los nutrientes hacia las partes altas de la planta. Esta poda se realiza unas semanas después del trasplante, cuando la planta ya ha desarrollado varias ramas en su parte media y superior. Se recomienda utilizar tijera o navaja para hacer cortes precisos que no dañen el exterior del tallo de la planta.


Durante la floración y fructificación de la planta se remueven las ramas grandes y viejas que no produzcan flores, conservando las ramas en mejor estado para continuar permitiendo una buena fotosíntesis en la planta. Las ramas de la parte baja de la planta intentarán retoñar en diferentes fases del cultivo, debemos podar nuevamente estas ramas con la tijera o navaja.


9. Cosecha: Lo más recomendable es realizar la cosecha con tijera y el punto de corte suele ser conocido como "nudo", el cual es una protuberancia que se encuentra aproximadamente en la mitad del pedúnculo de la planta. En la imagen bajo este párrafo podrás ver un círculo rojo donde indicamos cuál es el punto de corte.


Se deben cosechar los frutos maduros o cuya maduración se haya iniciado, no se deben cosechar los frutos verdes (inmaduros) pues puede que no maduren o que lo hagan muy lentamente.  El inicio de la maduración del fruto nos indicará que ya ha culminado su fase de crecimiento, es decir cuando el fruto inicia su maduración el mismo no continuará creciendo, por lo cual podemos cosecharlo a partir de este punto.

Si cosechamos frutos maduros es conveniente no amontonarlos en tobos, mallas, cestas o huacales de tamaño grande ya que el peso de los frutos de la parte media y alta aplastaría los frutos de la parte baja causándoles daños muy graves.





Ya que te interesa el cultivo de tomate te recomendamos también estudiar a las Moscas Blancas, que son una Superfamilia de insectos con más de 1.500 especies que causan grandes daños a este cultivo:


Aún Hay más:

Tenemos más contenidos para ti en Manuales, Recomendaciones y Artículos Agropecuarios. También tenemos las Tablas Nutricionales de los Alimentos, Recetas y mucho más:

Agricultura (Manuales, Recomendaciones y Artículos):

Actividades Pecuarias (Manuales, Recomendaciones y Artículos)

Tablas Nutricionales:

Recetas:

Sector Agropecuario Venezolano:

Capítulos:

Espacio Publicitario:

Contáctanos:

Para dinamizar nuestra interacción y mejorar nuestros tiempos de respuesta, te invitamos a contactarnos vía Twitter utilizando el siguiente botón:

Sembrando un País©

Sembrando un País©
Marca Registrada por:
Francisco Afonso Concepción y
Francisco Alejandro Afonso