Recibir Información en Twitter

Recibir Información en tu Correo Electrónico

Moscas Blancas y Cómo Controlarlas


En esta oportunidad Sembrando un País pone a tu disposición estas recomendaciones donde explicaremos cómo se comporta la Mosca Blanca, cómo afecta nuestros cultivos, cómo podemos realizar controles preventivos y cómo podemos combatirla, tanto en huertos urbanos como en plantaciones de mayor extensión.

Lo primero que tenemos que saber es que los insectos que llamamos Moscas Blancas pertenecen a la Superfamilia Aleyrodidae, la cual comprende más de 1.500 especies que afectan a distintos tipos de plantas a nivel mundial.

Todo productor o productora agrícola ha presenciado alguna vez esta plaga en su plantación o huerto, las diferentes especies de mosca blanca se encuentran distribuidas en los 5 continentes; América, África, Asia, Europa y Oceanía. Entre los cultivos que principalmente afecta se encuentran hortalizas, hiervas y frutales, incluso se pueden alimentar de distintas malezas y plantas ornamentales. Destacan los daños que causa en cultivos tan extendidos en todo el planeta como el tomate y el pimentón.

Erradicar esta plaga es una tarea que puede calificarse como imposible, ya que se reproduce con gran rapidez y son muchas las plantas de las que puede alimentarse y en las que puede depositar sus huevos.

Otro aspecto que también destaca en esta Superfamilia de insectos es su capacidad para crear resistencia química a diferentes ingredientes activos que se utilizan comercialmente para controlar este tipo de plagas, por lo que se recomienda ampliamente un control preventivo y biológico para lograr reducir significativamente la incidencia de esta plaga en cultivos de consumo humano.

A partir de ahora presentaremos 4 puntos fundamentales que nos ayudarán a entender la plaga con la que estamos tratando y a lograr un efectivo control de las mismas según corresponda:

1. Ciclo de Vida y Alimentación de la Mosca Blanca: Las hembras tienen un promedio de vida de 14 hasta 55 días, mientras que los machos tienen un promedio de 6 hasta 34 días de vida, cabiendo decir que el factor climático tiene mucho que ver en el promedio de vida y en el ciclo de desarrollo de estos insectos, ya que las condiciones a nivel de temperatura que necesitan para su mejor desarrollo se encuentra en los 12 °C y 26 °C. 


Sin embargo se desarrollan también en otras temperaturas superiores e inferiores a las que se encuentran entre en rango de las ya mencionadas, sólo que en estos casos su desarrollo puede ser más lento y su promedio de vida más bajo, causando igualmente importantes daños a los cultivos.

Cuando estas moscas se encuentran en vuelo parecen mariposas o pequeñas polillas de color blanco, es común verlas volando sobre las plantaciones y encontrar en el envés de las hojas sus larvas y huevos; los cuales pueden parecer pequeños rastros de seda.


La forma en que estos insectos lastiman nuestras plantas se debe a su alimentación, ya que su aparato bucal le permite perforar el tallo y llegar hasta el floema (que es el tejido que se encarga de transportar la savia hacia las distintas partes de la planta), una vez que este insecto perfora el floema succiona savia de la planta para alimentarse e introduce en el floema su saliva, que es tóxica para la planta.

Esta perdida de savia e introducción de saliva de la mosca blanca, es lo que ocasiona el deterioro y perdida del vigor de la planta. Recordemos que la savia para las plantas cumple la misma función que la sangre para los seres humanos; transportar a las diferentes partes de nuestra estructura biológica los nutrientes y gases que necesitan nuestros tejidos para poder vivir.

Por otra parte cabe decir que algunas especies de este insecto son portadoras de diferentes patógenos del género Begomovirus, los cuales son responsables de los diferentes tipos de Mosaicos que afectan la salud de plantas como la yuca (mandioca) y el tomate. No siempre las moscas blancas obtienen la savia de la planta a través del tallo, también la pueden obtener a través del envés de las hojas donde son más difíciles de detectar.


Espacio Publicitario:

2. Control Preventivo de la Mosca Blanca: Debido a que al momento de reproducirse la mosca deposita sus huevos en el envés (parte posterior de la hoja), conviene revisar minuciosamente las plantas para detectar huevos o moscas que puedan estar ocultos en esta parte de la hoja. Para revisar las plantas levantamos suavemente sus hojas.


Una vez detectados los focos de moscas blancas se procede a podar las hojas que contienen huevos y rastros de este insecto. 


Para podar las hojas afectadas lo más recomendable es utilizar tijeras y hacer cortes precisos que no dejen expuesto el tallo de la planta, pues si el tallo de la planta queda expuesto aumentan las posibilidades de afectaciones por hongos, así como también facilitamos a las moscas blancas y otros insectos chupadores la tarea de extraer la savia de las plantas.


Estas hojas una vez removidas de las plantas, es conveniente llevarlas a un lugar de nuestro huerto o plantación designado para realizar una quema controlada de todo el material afectado, ya que si dejamos estas hojas en la plantación o huerto aún hay probabilidad de que eclosionen los huevos y se desarrollen para convertirse en adultos que continuarán causando terribles daños y enfermedades en nuestros cultivos.

Por otra parte al quemar el material afectado, podemos utilizar las cenizas como abono orgánico disponiéndolas alrededor de las plantas.

Conviene agrupar todo el material resultante de la poda en un contenedor o recipiente para retirarlo de la plantación, bien sea que vayamos a quemar el material afectado o no.


Cabe hacer notar que si bien podemos limpiar con algún material como algodón los huevos y rastros de mosca blanca que podamos apreciar a simple vista; la hembra de este insecto puede cortar el tejido vegetal con su ovipositor (órgano que utiliza para depositar sus huevos) y empujar los huevos hacia las membranas internas del tejido de las hojas, por lo cual lo más recomendable es podar las hojas donde podamos encontrar los huevos de estos insectos.


Recordemos que la mosca blanca se alimenta también de plantas ornamentales y malezas, por lo que es conveniente revisar las plantas ornamentales que se encuentren dentro o cercanas a nuestro lugar de cultivo y remover las hojas o plantas afectadas. Por otro lado también es bueno realizar constantemente controles de malezas en las áreas cercanas a nuestros cultivos, sobre todo donde exista una alta aglomeración de hiervas donde puedan estarse ocultando y reproduciendo estos insectos.

En el caso de personas que tengan cultivos en áreas muy pequeñas (500 m² o menos) y cuyos espacios productivos se encuentren ubicados en zonas muy urbanizadas donde no es seguro realizar quemas; el material afectado que se remueva de las plantas puede ser colocado en bolsas o botellas plásticas y ser desechado a través del servicio de aseo urbano. 



Recalcando que esta recomendación es sólo para quienes tienen espacios productivos en áreas donde hay una gran cantidad de viviendas muy cercanas unas a las otras y donde una quema pudiera poner en riesgo la salud de quienes allí habitan o causar problemas con las instalaciones de electricidad o gas. 

Igualmente recomendamos utilizar solamente contenedores que no se reciclen y que de todas formas serán echados a la basura; si en tu comunidad hay un buen programa de reciclaje donde se recolecten vidrios o plásticos, te recomendamos reciclarlos en vez de utilizarlos para desechar el material de las podas, y utilizar para este fin materiales que no serán reciclados y que de todas formas serán desechados.

Por otra parte también sabemos que este método de control preventivo y económico no es factible en grandes plantaciones donde no se cuenta con la posibilidad de revisar todas las plantas que allí puedan haber. Sin embargo sí se recomienda eliminar toda planta u hoja en las que hayan podido detectarse afectaciones muy severas, para por lo menos reducir estos grandes focos de concentración de las moscas blancas.

A parte de esto a continuación los 2 siguientes puntos corresponden al control biológico y al control químico de esta plaga, los cuales son más útiles en grandes plantaciones, e igualmente es bueno tomarlos en cuenta para pequeños espacios y huertos donde la afectación por parte de esta plaga sea muy constante y grave.

3. Control Biológico de la Mosca Blanca: Como toda criatura de la naturaleza la mosca blanca tiene depredadores biológicos, entre ellos vamos a mencionar a insectos pertenecientes a 2 familias:


-Coccinellidae:

Esta familia cuenta con más de 4.500 especies que son comúnmente conocidas como Mariquitas o Coquitos, y entre los insectos que depredan se encuentran Áfidos (Pulgones), Cocoideos, Ácaros y Moscas Blancas, por ello si encontramos estos insectos en nuestra plantación o huerto no debemos eliminarlos.

-Chrysopidae:


Las especies que conforman esta familia de insectos son popularmente conocidos con alguno de estos nombres: Crisopas, Hadas Bonitas, Crisopas Verdes y Ojos Dorados.

Los huevos de estos insectos son producidos por diferentes Instituciones o Empresas que se encargan de proveer a Productores Agrícolas con insumos biológicos, durante su etapa de larva se alimentan de plagas como la mosca blanca, salta montes (salta hojas), trips y cochinillas.

Sin embargo durante su estado adulto (cuando pueden volar) se alimentan solamente de polen y néctar, convirtiéndose también en insectos útiles para la polinización. En su estado de larva duran entre 1 a 3 semanas y su apetito es muy voraz.

4. Control Químico de la Mosca Blanca: En este último punto vamos a mencionar cuales son los tipos de insecticidas y los ingredientes activos que se suelen utilizar para realizar un control químico de la mosca blanca, sin embargo debemos advertir que este tipo de insecticidas son sumamente tóxicos tanto para insectos benéficos como para seres humanos y animales domésticos; estos insecticidas solamente deben ser utilizados en casos donde la plaga ha afectado gravemente más del 40% de las plantas cultivadas y preferiblemente después haber intentado otros métodos de control.

En pequeños espacios productivos ubicados en zonas urbanizadas no se pueden realizar controles químicos de este tipo ya que ponemos en grave riesgo la salud de nuestros vecinos. También hacemos notar que estos productos no deben ser aplicados en presencia de niños o animales domésticos, ni sin los equipos de protección comprendidos por guantes, botas, traje y máscara para quienes aplican este tipo de producto; ya que son altamente tóxicos.



El tipo de insecticidas utilizados principalmente para el combate de esta plaga son los Neonicotinoides, los cuales actúan contra el sistema nervioso central de los insectos. Este tipo de insecticidas posee uno de estos cuatro ingredientes activos entre sus componentes: Clothianidin, Dinotefuran, Imidacloprid y Thiamethoxam.

Cuando se utiliza el control químico contra la mosca blanca se aconseja rotar estos ingredientes activos para evitar en mayor grado que la plaga cree resistencia al insecticida. Sin embargo como mencionamos anteriormente estos insectos tienen mucha facilidad para crear resistencia a los químicos, por lo que este tipo de control sólo se debería aplicar en afectaciones graves en plantaciones grandes. 

Para realizar correctamente el control químico de la mosca blanca debemos asegurarnos de fumigar el envés de las hojas; ya que si solamente fumigamos el haz de las hojas y el tallo de la planta, los huevos, larvas y moscas blancas en estado adulto que se encuentran en el envés quedarán protegidos, dando como resultado un control químico muy ineficiente.


Por otra parte también hay que resaltar que este tipo de insecticidas son altamente tóxicos para las abejas y se cree que el uso indiscriminado de los mismos es una de las causas principales de la merma considerable y acelerada de la población de abejas a nivel mundial.


Aquí hay que destacar que la abeja es uno de los principales insectos polinizadores del mundo, por lo que conviene hacer un gran énfasis en que a la hora de aplicar productos químicos debe hacerse con mucha discreción, sólo cuando realmente haga falta y siguiendo las introducciones y dosis recomendada por el fabricante del producto, las cuales se encuentran en la etiqueta del envase. 

Manuales, Recomendaciones y Artículos:

Tablas Nutricionales:

Capítulos:

Espacio Publicitario:

Contáctanos:

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recibir Información en tu Correo Electrónico

Sembrando un País©

Sembrando un País©
Marca Registrada por:
Francisco Afonso Concepción y
Francisco Alejandro Afonso