This site has an English Version: www.sowing.com.ve

Manual Agronómico: Cultivo de Maíz


El Maíz es un cultivo originario de América, su producción abarca el mundo entero hoy en día y se puede cultivar tanto en clima tropical como en clima estacionario, igualmente se cultiva en diferentes tipos de espacios que van desde pequeños huertos hasta grandes plantaciones.

Tomando en cuenta los sistemas comunes para la producción del Maíz y los distintos climas en que puede lograrse exitosamente su cultivo, en este Manual Agronómico encontrarás recomendaciones para su cultivo tanto en clima tropical como estacionario, e igualmente recomendaciones para su cultivo en huertos o pequeñas parcelas y grandes plantaciones.

1. Clima: El Maíz es un cultivo de clima cálido, la temperatura ideal para su desarrollo se encuentra entre los 20 ºC y 30 ºC, se puede cultivar en zonas montañosas o en valles. La temperatura mínima para su cultivo pueden ser unos 15 ºC, sin embargo el desarrollo del cultivo pudiera experimentar problemas o retrasos en lugares fríos.


En clima tropical se puede cultivar durante todo el año si se cuenta con sistema de riego, en caso de no contar con sistema de riego la recomendación estándar es iniciar su siembra con la llegada de las lluvias.

En clima estacionario se puede cultivar en Primavera y Verano, e igualmente se puede iniciar el cultivo finalizando el Verano para cosechar en Otoño antes de que finalice esta estación. Para ello toma en cuenta que el Otoño puede ser distinto en cada región; si en el lugar donde cultivas el Otoño se presenta con muy bajas temperaturas o heladas tempranas con mucha frecuencia, entonces te recomendaríamos sembrar sólo en Primavera o Verano y no dejar cosecha para Otoño. 

En caso de cultivar en Verano se necesita contar con un sistema de riego que le provea a la planta de la hidratación necesaria para su desarrollo.

2. Relieve de la Zona de Cultivo: Si bien el Maíz se puede sembrar tanto en pendientes como en zonas planas, es importante saber que si se desea establecer una plantación grande comprendida por varias hectáreas de cultivo continuo, se recomienda sembrar en zonas planas donde se facilitarán la preparación del suelo con maquinaria, así como la cosecha haciendo uso de una Cosechadora.


Si establecemos el cultivo en pequeñas parcelas o huertos, podemos sembrar tanto en zonas montañosas con pendiente, como en zonas planas; ya que en este caso no se utiliza una Cosechadora para realizar la cosecha del Maíz. Cabiendo destacar que en algunas zonas con pendiente suave sí existe la posibilidad de preparar el suelo utilizando maquinaria.


Básicamente las grandes plantaciones de Maíz donde se utilizan Cosechadoras están destinadas a que los granos obtenidos se almacenen en Silos y se utilicen para la elaboración de Harinas. Mientras que en las plantaciones más pequeñas donde se cosecha manualmente, se destinan los frutos para comercializarlos sin procesar. Destacando también que este cultivo es muy popular en los huertos familiares.

3. Preparación del Suelo: El aspecto más importante en este punto es que el suelo esté suelto y libre de la mayor cantidad de terrones posible para permitir un buen enraizado a las plantas luego de su germinación. En las grandes plantaciones se realiza la preparación del suelo utilizando el tractor acoplado a implementos agrícolas como la Rastra o el Birroma; al respecto se recomienda realizar primero un pase de rastra lineal y luego un pase de rastra cruzado.

Luego se recomienda utilizar el Birroma para profundizar más en el suelo y mezclar adecuadamente las capas del mismo. 


Cabe destacar que esta extensiva preparación del suelo con Rastra y Birroma también se recomienda para sacar los granos de Maíz que pudieron haber quedado en el suelo luego de la cosecha del ciclo anterior. Estos granos germinan y dan origen a nuevas plantas, sin embargo lo hacen en diferentes partes del terreno y esto impide que se puedan aplicar las labores mecanizadas con facilidad en las grandes plantaciones.


Por otra parte, en estas grandes plantaciones se suele trabajar con híbridos y no con variedades, por lo tanto se requiere de adquirir nuevas semillas y no se utilizan las que se pueden obtener de los frutos, ya que no nos ofrecen los mismos rendimientos.

Como paso final de la Preparación del Suelo se esperan unos días a que estas semillas germinen y se aplican herbicidas para eliminarlas; ciertamente en Sembrando un País recomendamos no utilizar estos químicos y realizar esta labor manualmente, sin embargo también debemos decir que así es como se manejan comúnmente las grandes plantaciones debido a la enorme extensión de terreno que se cultiva.

La preparación del suelo en espacios más pequeños también puede realizarse utilizando la Rastra y el Birroma, sin embargo si el relieve no lo permite o si se está cultivando en un huerto, la preparación se puede realizar manualmente utilizando un Pico para soltar y remover la tierra. Recordamos que lo más importante es que el suelo quede suelto y se eliminen la mayor cantidad de terrones posibles.


Con respecto al control de malezas y de los brotes de las semillas de Maíz del ciclo anterior, te recomendamos que sea manual utilizando escardilla, machete o las manos para sacar de raíz los brotes o plantas de menor tamaño. También se pueden utilizar herbicidas, pero lo mejor es evitar o simplemente no incurrir en esta práctica para no dañar al medio ambiente y a organismos benéficos que habitan en el suelo, así como a insectos polinizadores como las abejas; sin dejar de mencionar las repercusiones que tienen los productos químicos en la salud humana.

3.1 Trazado de la Plantación: Para sembrar el Maíz se recomienda ampliamente trazar la plantación en Hileras y distanciar las mismas a unos 35 cm (se pueden recomendar otras distancias según la fertilidad del suelo y las medidas de las maquinarías a utilizar en las plantaciones grandes). Este trazado en Hileras permitirá mecanizar las labores de fertilización, control de malezas y cosecha en las plantaciones grandes; y facilitará el monitoreo y labores culturales en las plantaciones pequeñas, además de que permitirá un adecuado aprovechamiento de la superficie a cultivar.


En huertos y parcelas también se pueden distanciar las Hileras a 90 cm y las plantas dentro de cada Hilera a 35 cm. Pero esto, como ya mencionamos, puede variar según la fertilidad del suelo, así como de los recursos hídricos y fertilizantes disponibles.

3.2 Fertilización antes de la Siembra: En ambos casos, tanto en plantaciones grandes como en pequeñas parcelas o huertos, se recomienda realizar una fertilización antes de la siembra del Maíz, pues recordemos que se trata de un cultivo muy demandante en Nitrógeno (N) y por lo tanto el uso de Humus de Lombriz (Sólido y Líquido) así como de Composta son muy recomendamos debido a su alto contenido en Nitrógeno. Por otra parte con respecto a los abonos químicos tradicionalmente se suele utilizar la Urea debido a su alto contenido de Nitrógeno.

Bien se utilicen Abonos Biológicos o Químicos lo más recomendable es incorporarlos al suelo luego de haber trazado la plantación.

4. Selección de la Semilla: Si se trabaja con semillas Certificadas que se adquieren comercialmente no se realiza ninguna selección de semilla, pero si se obtienen las semillas del mismo cultivo se recomienda seleccionar las mejores mazorcas en cuanto a su tamaño y ausencia de características no deseables como afectación por plagas.


Al respecto cabe decir que este método tradicional para la selección de los frutos tiene una base muy lógica, puesto que las plantas que hayan tenido una buena nutrición e hidratación, así como las que hayan sido menos afectadas por plagas y enfermedades, producirán mejores frutos y por ende mejor semilla.

De los mejores frutos se descartarán los granos de la parte superior e inferior de la mazorca y se tomarán solamente los del centro; pues los granos en ambos extremos suelen ser más pequeños y seguramente menos desarrollados que los del centro. 


Recalcamos que para producir tu propia semilla de Maíz se recomienda cultivar una variedad y no un híbrido, e igualmente solamente tomar semillas de plantas a las que se les haya brindado una adecuada hidratación y fertilización. Igualmente si quieres mantener pura una variedad se recomienda no utilizar otras variedades o híbridos diferentes en el mismo lugar de cultivo.

5. Siembra: En plantaciones grandes se acostumbra a utilizar sembradoras, las cuales deben ser graduadas según la forma y tamaño de las semillas (cuadradas, planas, redondas, etc.) Igualmente según la fertilidad del suelo se decidirán cuántas semillas se sembrarán por agujero; sin embargo, independientemente de los resultados que arrojen los análisis de suelo, se recomienda sembrar como máximo 3 semillas por cada agujero.

Para la siembra en plantaciones pequeñas se pueden hacer los agujeros con un palo o se puede hacer una pequeña zanja con la escardilla o el pico, donde se colocarán las semillas a la distancia que hayamos decidido sembrarlas.



En ambos casos el Marco de Plantación recomendado es de 35 cm, lo cual le permitirá a cada planta tener su propio espacio y evitar la competencia por nutrientes y agua con las demás plantas. Sin embargo según el Cultivar utilizado, la fertilidad del suelo y la disponibilidad de agua se pueden tomar en cuenta mayores distancias de siembra. Igualmente en ambos casos se recomienda colocar un máximo de 3 semillas en cada agujero de siembra.



Si se trabaja con semillas de alta calidad donde la germinación y el vigor de las plantas están garantizados en más del 95%, así como una buena cantidad de mazorcas y tamaño de las mismas, se puede sembrar 1 sola semilla por cada agujero.

Al momento de tapar las semillas es importante que el suelo del lugar donde se sembró quedé un poco más levantado, de esta manera crearemos automáticamente unos pequeños surcos en las partes del suelo que no sembramos; los cuales servirán para el drenaje del agua y para colocar los fertilizantes que se aplicarán al cultivo durante su desarrollo.





6. Labores Culturales: Tanto en plantaciones grandes como en pequeños espacios de siembra los manejos que más aplicaremos al cultivo de Maíz son la fertilización, control de malezas, control de plagas y riego.

6.1 Fertilización: Si trabajamos de manera manual podemos esperar a que nuestras plantas de Maíz tengan unos 35 a 40 cm de altura para aplicar la primera fertilización al cultivo. En las plantaciones grandes donde se utilizan Abonadoras y Surcadoras se puede aplicar esta primera fertilización cuando las plantas tengan menor altura para evitar dañarlas con el tractor o las herramientas acopladas al mismos.

En ambos casos se puede abonar con Urea, sin embargo recordamos que la Composta bien preparada con restos de podas, así como cáscaras y restos vegetales, es una buena fuente de nitrógeno. Igualmente el Humus de Lombriz es muy rico en este Macro Nutriente que tanto demanda el Maíz.



Para abonar se coloca el fertilizante en los surcos y luego se mezcla con la tierra para evitar que con el riego o las fuertes lluvias se corra del lugar donde lo hemos colocado. En las plantaciones grandes primero utilizamos la Abonadora para aplicar el fertilizante y luego la Cultivadora para mezclarlo con la tierra. 



En las plantaciones pequeñas y manejadas manualmente podemos hacer pequeñas zanjas en los surcos utilizando la escardilla, colocamos el abono y luego lo tapamos. Se puede hacer una segunda fertilización antes de que las mazorcas comiencen su formación; al respecto recomendamos el Humus Sólido y Líquido de Lombriz debido a que también es rico en diferentes nutrientes como calcio, potasio y fósforo.

6.2 Control de Malezas: Esta labor puede ser agotadora en las regiones donde el monte crece con rapidez y facilidad, sobre todo durante la temporada de lluvias. Es importante mantener libre de malezas el cultivo en las primeras etapas donde las plantas son más pequeñas, igualmente antes de aplicar riego y fertilizantes debemos controlar el crecimiento de las otras plantas que crecen en el área de cultivo para evitar que absorban el agua y los abonos que le aplicamos a nuestro cultivo.

No es un secreto que en las grandes plantaciones se aplican herbicidas para controlar las malezas, ya anteriormente hemos expuesto algunas de las principales razones por las cuales recomendamos evitar esta práctica. Sin embargo si se va a incurrir en ella no se debe olvidar utilizar los equipos de protección para fumigar, e igualmente debe al menos intentarse buscar otros métodos para reemplazar esta práctica tan nociva para el medio ambiente y los seres vivos.



Por otra parte es bueno resaltar que en algunas plantaciones grandes se hacen esfuerzos para controlar manualmente la maleza con el uso de machete; en estos casos se recomienda no dejar crecer mucho el monte para que sea más fácil realizar la labor y evitar que animales rastreros como serpientes se oculten en grandes concentraciones de malezas y ataquen a alguna de las personas que está realizando el control de malezas.



En lo que respecta al cultivo de Maíz en huertos o pequeños espacios, en nuestra opinión no se justifica el uso de herbicidas y por lo tanto proponemos que el control de malezas sea totalmente manual utilizando el machete o las manos para arrancar de raíz las malezas.



Cuando el cultivo se encuentra en sus últimas etapas es común que los productores decidan dejar las malezas y eliminarlas cuando realizan el proceso de cosecha. Al respecto te recomendamos mantener el control de malezas hasta que la formación de las mazorcas esté bastante avanzada.



6.3 Control de Plagas: Ciertamente los agricultores de diferentes regiones se enfrentarán a Plagas diferentes, sin embargo en este punto trataremos dos plagas comunes los Saltamontes y los Gusanos Cogolleros.



Llamamos Saltamontes o Chapulines a una amplía gama de especies pertenecientes al suborden de los Caelíferos. En Agronomía se suelen clasificar como Insectos Cortadores, debido a que se alimentan de las hojas de las plantas cortando las mismas con sus poderosas mandíbulas.

Son insectos inofensivos y en nuestra opinión también tienen derecho a la vida como las demás especies vivas, tomando también en cuenta que no son insectos infecciosos como las moscas o cucarachas domesticas. El Daño que hacen al cultivo de Maíz es poco significativo, sin embargo cuando su población crece considerablemente el daño que causan en las hojas es grave debido a que le dificultan a las plantas la realización de la fotosíntesis, ya que consumen sus hojas con mucha rapidez.


Por lo tanto sólo se recomienda controlar este insecto cuando se convierte en un verdadero problema, en regiones donde abunden poblaciones muy bajas y la afectación al cultivo sea muy poca no es necesario su control.

Por otra parte los Gusanos Cogolleros son larvas de diferentes especies de insectos alados de la Familia Noctuidae. Estos insectos pertenecen al Orden de los Lepidópteros (al cual también pertenecen las Mariposas y las Polillas), entre las especies más comunes podemos mencionar Spodoptera frugiperda y Helicoverpa armigera. Sin embargo existen una gran variedad de especies de estos insectos a cuyas larvas también llamamos Gusanos Cogolleros.



El daño que hacen al Maíz es mucho peor que el daño causado por los Saltamontes, pues estos insectos en su fase adulta ponen sus huevos en las Mazorcas en desarrollo y sus larvas (los gusanos) se alimentan de los granos tiernos; dejando sólo la tusa de la mazorca. En algunos casos llegan a consumir todos los granos de la Mazorca y en otros casos, a pesar de que se aplica el control, la larva llega a consumir algunos de los granos de la mazorca.





Para combatir ambas plagas se suelen utilizar Productos Químicos, sin embargo en el caso del Gusano Cogollero hoy en día también se aplican trampas para atraer a los insectos adultos y evitar que pongan sus huevos en las mazorcas. En Sembrando un País te recomendamos utilizar la Beauveria bassiana, un poderoso hongo entomopatógeno de eliminar diferentes especies de plagas agrícolas. 

La Beauveria bassiana se utiliza hoy en día como insecticida biológico, existiendo diferentes productos a base este hongo; entre los insectos que puede controlar ciertamente se encuentran los Saltamontes y los Gusanos Cogolleros. Al respecto cabe destacar que muchas veces los laboratorios que producen estos hongos cultivan diferentes Cepas del mismos y algunas Cepas son mejores para que otras para controlar algunos insectos.

Para su aplicación se recomienda seguir las instrucciones del fabricante, utilizar el mismo equipo de protección que se utilizaría para fumigar con agroquímicos y hacer las aplicaciones muy temprano en la mañana o en las últimas horas de la tarde; pues el sol afecta gravemente a casi todas las especies de hongos.

Puedes aplicar la Beauveria bassiana con Fumigadoras acopladas al Tractor o con Asperjadoras de Espalda. Te recordamos que para controlar a los Saltamontes debes aplicar el hongo en las hojas y para los Gusanos Cogolleros debes asegurarte de que el producto penetre en la mayor medida posible en las mazorcas que están en formación.



Si estás cambiando los Productos Químicos por Biológicos y vas a utilizar equipos de Fumigación con los que antes aplicabas Agroquímicos, te recomendamos lavar y enjuagar estos equipos antes de utilizar en ellos los Productos Biológicos para eliminar en la mayor medida posible los restos de Productos Químicos.

Advertencia Importante: No apliques bajo ninguna medida la Beauveria bassiana durante la etapa de floración de ningún cultivo; pues este hongo también ataca y destruye a insectos polinizadores como las abejas. Igualmente si integras otros cultivos como Frijoles o Girasol con el Maíz, procura que sus etapas de floración coincidan con la del Maíz para que puedes realizar tus aplicaciones de este hongo sin correr el riesgo de dañar a los polinizadores (la misma recomendación te damos si utilizas Agroquímicos).

6.4 Riego: Cuando se cultiva Maíz para consumo no se requiere de un sistema de riego durante el Periodo de Lluvias en regiones con pluviosidades generosas, mientras que cuando se cultiva para semilla sí es necesario contar en todo momento con el sistema de riego.

Cuando deseamos producir todo el año en regiones Tropicales y durante el Verano en regiones de Clima Estacionario requeriremos de un sistema de riego en plantaciones grandes o de agua e implementos para regar en huertos o parcelas pequeñas (así como en regiones de poca pluviosidad donde necesitemos complementar las pocas lluvias con riego). Para las plantaciones grandes se recomienda el Sistema de Riego por Pivote.



Este sistema es costoso y para utilizarlo se requieren un mínimo de conocimientos, así como contar con fuentes de agua para regar todas las hectáreas de cultivo durante todo el ciclo. En huertos o pequeñas áreas de cultivo se puede hidratar el suelo con regadoras o mangueras, e incluso se puede utilizar el sistema de Riego por Inundación.



En cualquier caso la recomendación estándar para hidratar óptimamente el cultivo de Maíz es mantener la humedad del suelo entre el 70 y 90%. Cabe destacar que el Maíz puede soportar algunos días sin recibir agua, por ello se siembra en la época de lluvias; sin embargo en regiones muy calurosas y donde el cielo se mantiene permanentemente despejado durante el día, la penetración de los rayos ultravioletas será muy fuerte y el suelo se deshidratará (secará) con mucha facilidad, haciéndose necesaria la constante aplicación de agua.

Si bien el Maíz puede resistir algunos días sin recibir agua, igualmente la planta sufrirá de Estrés Hídrico y esto repercutirá en el desarrollo de los frutos; por lo tanto si se cuenta con agua e implementos para regar lo mejor es mantener constantemente hidratado el cultivo.



Como medida estándar puedes guiarte por el color de la tierra; cuando la tierra está húmeda presenta un color más oscuro, mientras que cuando está seca presenta un tono más pálido. Para comprobar la humedad también puedes introducir tu dedo en ella. Para definir las frecuencias de riego te recomendamos tomar en cuenta el Cultivar de Maíz que estás utilizando, el Nivel Freático del Suelo y el Clima de la región donde estás cultivando.

Algunas recomendaciones estándares es aplicar el riego una vez por semana cuando las lluvias se distancien mucho, en regiones muy calurosas se puede recomendar hasta 3 veces por semana cuando las lluvias no sean muy abundantes o cuando estás se retrasen por algunos días.

Cuando se cultiva en el periodo donde no se presentan las lluvias podemos regar hasta 2 veces al día (preferiblemente en las primeras horas de la mañana y en las últimas de la tarde); sin embargo insistimos en tomar en cuenta el Clima, el Nivel Freático y el Cultivar de Maíz utilizado para determinar la frencuencia de riego.



7. Floración: Entre los 28 y 42 días de cultivo comienza la liberación del polen en las Flores Masculinas de la planta del Maíz, esto es muy importante tenerlo en cuenta al momento de aplicar Insecticidas Biológicos cuyo principio activo sea la Bauveria bassiana o al momento de aplicar cualquier Agroquímicos; pues si las Flores Masculinas han liberado el polen se corre el riesgo de que los productos utilizados para el control de plagas afecten a las abejas y otros insectos polinizadores que recorran la plantación.

Cabe destacar que las Flores Masculinas del Maíz son las espigas que podemos observar en la parte superior de las plantas.





Mientras que las Flores Femeninas son las que se encuentran en las partes media e inferior de la planta; una vez que las mismas son fecundadas comienza la formación de las mazorcas.



La emisión de polen de las Flores Masculinas dura entre 5 y 8 días, una vez que la emisión de polen se detenga y no observes insectos polinizadores en el área de cultivo puedes volver a aplicar los controles de plagas sin riesgo de dañar a los insectos polinizadores.

Es importante que recuerdes que en la etapa de floración es muy importante que las plantas no sufran de Estrés Hídrico ya que esto podría afectar significativamente la emisión de polen.

8. Cosecha: Si se cultiva Maíz para el consumo tierno de sus mazorcas sin procesar, los frutos deben estar listos a los 90 días de cultivo. En este caso popularmente se le dice a las mazorcas tiernas Elote, Jojoto o Choclo.



Si los granos están destinados a ser almacenados en Silos y procesados para obtener Harina u otros productos, se debe esperar unos 120 a 135 días a que las mazorcas maduren.



En este caso se recomienda que las mazorcas tenga un máximo de 20% de humedad, si presentan mayor humedad que esta no se recomienda cosecharlas debido a que sus granos podrían generar problemas de pudrición o podrían germinar en el silo.

Para lograr un eficiente secado de las mazorcas se recomienda calcular muy bien el inicio de la siembra para que a partir de los 85 a 90 días del cultivo las lluvias hayan finalizado. En caso de que se esté cultivando en el Periodo de Sequía (Clima Tropical) o en Verano (Clima Estacionario) se recomienda suspender el riego a partir de los 85 ó 90 días de cultivo.

Cuando las plantas se secan la plantación presentará un hermoso color dorado, es importante a partir de los 120 días monitorear la humedad de las mazorcas para determinar el momento de la cosecha.



8.1 Cosecha Manual: Es muy simple y consiste en tomar suavemente la mazorca para separarla un poco del tallo de la planta y girarla. Con una o dos vueltas tendremos la mazorca cosechada en nuestras manos.



Este método se utiliza principalmente cuando cosechamos las mazorcas tiernas a partir de los 90 días. Igualmente se puede utilizar cuando cosechamos las mazorcas maduras en pequeñas áreas de cultivo (o para chequear la humedad de las mismas en plantaciones grandes).

8.2 Cosecha con Cosechadora: Al implemento que se acopla en la parte delantera de la Cosechadora para realizar la cosecha del Maíz se le dice Maicero. Este implemento permite realizar la cosecha de varias Hileras al mismo tiempo.



A su vez las mazorcas son desgranadas dentro de la Cosechadora, a su vez el grano es almacenado por esta maquina y la tusa es expulsada por su parte trasera.



Este método se utiliza en grandes plantaciones agroindustriales, donde se cultiva maíz para ser almacenado en Silos y procesado posteriormente. Cabe recomendar que antes de realizar la cosecha es bueno cosechar las plantas que estén en el suelo y desgranar sus mazorcas manualmente; pues estas plantas no podrán ser cosechadas por la Cosechadora y su producción podría perderse.



9. Tratamiento del suelo Post-Cosecha: Luego de la cosecha se puede recomendar realizar un pase con la rastra o el Birroma para eliminar las raíces de las plantas y evitar que sigan consumiendo nutrientes. En caso de haber realizado la cosecha de manera manual se recomienda desarraigar las plantas que ya fueron cosechadas, pues la planta de Maíz sólo da una cosecha.



Realizando este manejo guardamos la mayor cantidad de nutrientes posibles para el siguiente ciclo de Maíz o para el próximo cultivo que vayamos a sembrar. Los restos vegetales de la plantación de Maíz se pueden utilizar para complementar la alimentación de diferentes tipos de ganado.

Espacio Publicitario:

Aún Hay más:

Tenemos más contenidos para ti en Manuales, Recomendaciones y Artículos Agropecuarios. También tenemos las Tablas Nutricionales de los Alimentos, Recetas y mucho más:

Agricultura (Manuales, Recomendaciones y Artículos):

Actividades Pecuarias (Manuales, Recomendaciones y Artículos)

Contenido Nutricional de los Alimentos:

Recetas Prácticas, Saludables y Sabrosas

Sector Agropecuario Venezolano:

Capítulos:

Contáctanos:

Para dinamizar nuestra interacción y mejorar nuestros tiempos de respuesta, te invitamos a contactarnos vía Twitter utilizando el siguiente botón:

Espacio Publicitario:

Sembrando un País©

Sembrando un País©
Marca Registrada por:
Francisco Afonso Concepción y
Francisco Alejandro Afonso